Mirá de quién te burlaste

Clásico de clásicos, gracias a iniciativas originales y bartenders prestigiosos, el daiquiri está volviendo a ser lo que era: un abanico de oportunidades en frescura y sabor.

Por Lucas Groglio* para Revista Playboy

Fotos de Tales of the Cocktail

Ron, jugo fresco de limón y almíbar simple. Aunque admite versiones incontables, el daiquiri lleva esos ingredientes necesarios. Para muchos, un cóctel clásico que no debería pasar de moda nunca y que representa la época dorada de la coctelería; para otros, un blanco fácil de críticas y sentimientos encontrados. Lo cierto es que si bien el daiquiri tuvo su momento de apogeo y se encuentra presente en la carta de muchos bares de coctelería locales, hubo épocas -hasta no hace mucho- en las que era sinónimo de “trago de minita”, por mera ignorancia coctelera, o era la mejor opción para emborracharse rápido. Sin embargo, los profesionales de la industria y quienes llevamos adelante LO HACEMOS BIEN sabemos que el daiquiri no es una mala palabra y que este cóctel esconde una historia e identidad que merece ser tenida en cuenta.

¿Pero por qué hablar del daiquiri? Porque fue elegido por los bartenders y marcas más prestigiosos de la industria como uno de los cócteles emblemáticos de Tales of the Cocktail -el festival de coctelería más importante del mundo. En 2015, el festival estuvo enteramente dedicado al daiquiri y en 2017 fue su mayor protagonista. Sucede que es uno de los cócteles típicos de la ciudad de New Orleans (donde se lleva a cabo el evento) y del estado de Luisiana. Además, Estados Unidos le dedica todos los años un mes entero en homenaje y, como si fuera poco, El Floridita, el bar cubano que lo hizo famoso en la escena internacional, está celebrando 200 años de vida gracias a este cóctel. Entonces, ¿por qué no hablar del daiquiri?

Continue Reading