Crazy Wine: un bar con mucha onda en San Petersburgo

Llegamos a San Petersburgo y nuestra primer parada fue en Crazy Wine: un bar de vinos ubicado en uno de los polos gastronómicos más importante de la ciudad donde tuvimos una gran experiencia.

Con un ambiente muy ecléctico y luces de neón, cuenta con tres salones -uno de ellos en el subsuelo del local con un ambiente más intímo, ideal para ir en plan cita- y una gran barra principal donde se exhiben cerca de 130 tipos diferentes de vino por botella y 27 por copa. Además, cuenta con diferentes ofertas francesas, rusas, españolas y belgas para los amantes de la cerveza y la sidra.

Para lograr un maridaje perfeco, tienen una interesante carta de comida en donde se destaca el risotto con paté de higado y salsa de salvia y los spaghetti con tomate y alhabaca que te hacen sentir en Italia por un rato.

¿Precios? Por 500 pesos argentinos degustamos: dos platos, una copa Sangiovese Alma Romana, una jarra de té de un litro, una gaseosa e inclumos la propina. Impecable atención y calidad de los platos.

¿El plus? Los viernes y sábados hay DJ sets para llevar las cosas a otro nivel y demostrar que el vino no tiene por qué ser una cosa seria.

Seguí toda la cobertura del viaje en redes sociales con el hashtag #LHBOnTour