Asian Bars: las barras asiáticas copan Buenos Aires

El flechazo entre la ciudad de la furia y la gastronomía asiática también llegó a las barras, te contamos cuáles son los mejores lugares para vivir este romance.

Por Laura Marajofsky para Planeta JOY

Buenos Aires vive un romance apasionado con la gastronomía asiática en general y la japonesa en particular. Ese fenómeno se da en paralelo con otro, el trabajo conjunto entre barra y cocina. Ambas tendencias hacen que varias de las últimas aperturas de la ciudad lleven sello asiático en sus fuegos y también en sus cócteles. Aquí los 5 mejores asian bars para explorar y rendirse a nuevos sabores:

430, para entendidos

Lo bueno es que ya no tenés que viajar miles de kilómetros para disfrutar un pedacito de Japón, China o Corea en tu copa. Basta con tomarse el subte al microcentro y llegar a 430, quizás una de las mejores barras asiáticas de la ciudad, en parte debido al conocimiento de su bartender Nicolás Constantín experto en estas bebidas. En su barra, de donde salen cócteles con Sochu, Ume, Sake, Magkoli coreano (similar al nigori, sake sin filtrar), y Baijius y Huangjius de China, hay una interesante adaptación con bebidas tradicionales al paladar local.

Si bien todavía no renovaron la carta, sumaron todos los tragos ofrecidos durante la Semana de la Coctelería de este año, al insólito precio de $130 cada cóctel. Dos a probar el 劉Liu 鋼Kang (gin, sake, albahaca, syrup de miel, clavo de olor y pomelo), y el 牛仔Cowboy 波普Bebop (bourbon, apricot brandy, limón, siracha y hung liu).

430 tiene además una activa movida cultural oriental con eventos y ciclos que se celebran in situ, como por ejemplo el proyecto Doble Dragon, quienes ya trajeron al mítico ilustrador japonés Hideyuki Katsumata.

Dónde: San Martín 430, microcentro.

Komyun, el nuevo jugador

En una zona por donde ya han pasado varios locales gastronómicos sin éxito, los Arcos del Rosedal, hace poco más de dos meses, desembarcó Komyun. Del mismo grupo de Avant Garden, vale la pena prestarle atención a este reducto para japan lovers con muy buena gastronomía, impecable atención y ambientación divertida con máquina para pescar juguetes incluida.

De todas formas, la atención se la lleva la carta de tragos diseñada por Agostina Elena (ex Avant), con cócteles amables, balanceados, pero no por eso olvidables; además, son super estéticos y se completan con el menú del chef Manuel Tenguan Asato. Abundan los gines macerados, el sake, los ahumados, y las esferas de hielo artesanales saborizadas y con flores. Destacan el SUZAKU (albahaca, lima, almíbar de rosas, sake, gin macerado con pimienta negra y bitter de cardamomo), y el SEIRYU (sake, gin macerado c/ flor de hibisco, almíbar de jazmín, lima y soda, agua tónica y bitter de lavanda). También hay carta de clásicos con aromas y sabores orientales y jarras a base de infusiones para compartir.

Dónde: Av. Libertador 3883, Arco 9, Palermo.

Niño Gordo, el hit de Palermo

A poco de abrir se convirtió en el resto que estaba en boca de todos, y si bien mucho se habla de su comida, lo que quizás no todos saben es que Niño Gordo también tiene una barra muy buena para degustar cócteles pensados con espíritu nipón. Aunque pequeña, la misma tiene su impronta a cargo del simpático Mario Montes. Los cócteles, todos muy armónicos (complicado teniendo en cuenta algunos ingredientes excéntricos), acompañan perfecto la comida. Se sirven en presentaciones llamativas que les hacen honor, desde vasos de cartón, a mugs alusivos o bellas copas cóctel. Nuestros favoritos: el Ghost Dog (gin, vermouth extra dry, salmuera de mirin, perfume de absenta y garnish de cebollines y remolacha), y el Ted Torres (whisky Jack Daniels, syrup de jengibre y sésamo, menta y ginger beer). Para los curiosos la barra cuenta con algunas botellas interesantes traídas desde Japón, incluyendo Awamori de Okinawa. Y hay también una buena selección de vinos para los más conservadores.

Dónde: Thames 1810, Palermo.

Fu-King Bar, la cantina amistosa

En formato de tradicional cantina asiática y con platos con influencias de las calles de Bangkok, Shangai, Singapur y Hong Kong, estrenó también hace poco Fu-King Bar, del mismo equipo de El Quinto y Haiku. Con un concepto simple -nada súper arriesgado- pero bien ejecutado, y una carta diseñada mitad por el bartender Daniel Biber y la otra mitad por amigos invitados como Tato Giovannoni o Pablo Pignatta con tragos de autor, la barra toma gran protagonismo.

El lychee, sake, lemongrass, togarashi, pepino, té, aceite de sésamo y almíbares a tono son algunos de los ingredientes que vas a encontrar en los cócteles con precios amistosos (todos a $170). Nos gustaron el Shangai Breeze (sake, perol, tea winter melón, lima y pepino) y el Bankok 2 AM (whisky Jameson, cerveza honey, limón, miel, romero y togarashi). Además, hay una amplia variedad de cervezas asiáticas (Sapporo, Asahi y otras) y planean traer más.

Happy Hour de birra tirada todos los días desde las 19:30hs. Ambiente descontracturado, hits japoneses y de kpop sonando y mesas en la vereda, ideal para relajar post oficina.

Dónde: Thames 1402, Palermo.

BONUS TRACK

Miyako, un clásico 

El restaurant Miyako, ya un clásico de zona Flores, también ofrece servicio de coctelería las noches de viernes y sábados de la mano del bartender Martin Peyrelongue. Además de los tragos de autor, sirven bebidas tradicionales japonesas como Sake Ozeki (vino de Arroz Japonés), Soju (vino tradicional coreano) y variedad de cervezas niponas. Algunas opciones para abrir la noche son el CHANIWA (sake, syrup de menta, té helado de jazmín y jugo de manzana), el KITSUNE (sake, matcha, lima y syrup de genmai cha), o el HARAJUKU (sake, syrup de vainilla, lima y agua de rosas).