Un experto en crear sabores con la coctelera

Lucas Groglio (28) empezó haciendo tragos en cumpleaños. Fue premiado y participó del festival Tales of the cocktail, uno de los más prestigiosos del mundo.

Por Julieta Rico para Clarín

Encontrar la vocación puede ser una tarea complicada, pero si uno está atento a lo que la pasión le marca, todo puede ser más simple. Lucas Groglio (28) empezó coleccionando botellas de cerveza cuando era niño y hoy es multipremiado por su empresa de coctelería.

“Arranqué a modo de juego cuando era muy chico porque me gustaban estéticamente los envases”, explica el vecino de la lc. Y agrega: “A mi familia le parecía raro porque pensaban que quería probarla cerveza, pero cuando entendieron que era sólo coleccionarlas me apoyaron”. En lugar de golosinas, Lucas pedía como premio por una buena nota en el colegio que le compren las botellas de edición limitada de alguna marca.

Desde los 18 años, Lucas Groglio trabaja e inventa en la industria de la colectelería mundial.

Ya en la adolescencia, la bebidas espirituosas captaron su interés. No sólo por sus formas sino por su sabor y composición. “Mis papás me apoyaron desde el principio. Me acompañaron y me enseñaron cómo tomar y sus riesgos. Lo mejor es tener información para saber cómo comportarse frente al alcohol”, remarca.

“Mis papás me enseñaron cómo tomar y sus riesgos. Lo mejor es tener información para saber cómo comportarse frente al alcohol”.

Empezó a incursionar en la coctelería para apaciguar los sabores del alcohol y sus primeras experiencias fueron los cumpleaños familiares. “Me bajaba recetas de Internet y experimentaba la mezcla de sabores y bebidas”, dice. Sus tragos se volvieron famosos y una amiga de su mamá le aconsejó que se especializara. A los 18 hizo su primer curso de bartender.

Quedó fascinado con lo que aprendió, a tal punto que, en 2008, creó su propia empresa: “Arrancó como un chiste y terminó siendo realidad. ‘Lo Hacemos Bien’, no fue planeado sino que me tiré a la pileta a probar suerte. Fui aprendiendo a base de prueba y error”, reconoce el vecino. Y continúa: “Es un servicio de coctelería pero siempre estamos creciendo. Arrancamos con eventos sociales y corporativos, festivales y ahora sumamos la plataforma multimedia para acercarnos a la gente”.

Esta pasión le abrió las puertas al mundo: “Desde 2014 formo parte de ‘Tales of the Cocktail’ (el festival de coctelería más prestigioso del mundo) y viajo cada mes de julio a Nueva Orleans. A través de los contactos que fui haciendo empecé a ir a diferentes países y me transformé en uno de los 25 representantes adjuntos que tiene Tales en el mundo”, detalla el vecino que se encarga de difundir, como agregado cultural, la actualidad del sector de toda América del Sur al mundo.

Lejos de conformarse con crear tragos, Lucas apostó a la sustentabilidad en su sector (ver Técnica de …). Este año recibió el premio a la “Sostenibilidad en la Industria Internacional de Bebidas y Coctelería” que otorga “Tales of the Cocktail” con el objetivo de celebrar a quienes incorporan hábitos sostenibles en su trabajo y cambian las reglas de juego de la industria de bebidas. “Es un gran reconocimiento a nuestro trabajo de concientización sobre el impacto que generamos desde nuestra industria en el ambiente y la comunidad”, dice.

A medida que el negocio fue creciendo, sus responsabilidades también. Por eso Lucas tiene menos tiempo para estar detrás de la barra aunque cada vez que puede se pone a preparar tragos. “Es un momento que disfruto muchísimo, es increíble la relación que se genera con los invitados. Tener el poder de sacarles una sonrisa es increíble”, asegura.

Dos de sus especialidades

La Barceloneta: “Está inspirada en la forma en la que hoy se bebe en Barcelona, donde predominan la ginebra y los aperitivos en versiones frescas, combinados con hierbas y frutas. En un vaso de trago largo colocar tres o cuatro ramitas de menta junto a 25ml de red bitter, la misma cantidad de ginebra y de almíbar simple (250ml de agua hirviendo mezclado con 250 gr. de azúcar negra) macerado con pepinos. Agregar 15ml de jugo de lima y agua tónica. Revolver suavemente con una cuchara para integrar los ingredientes y decorar con gajos de manzana verde y pepinos, y ¡disfrutar!”.

Julepe de Pineral: “Es un trago fresco con notas amargas, ácidas y dulces al mismo tiempo. Ideal para acompañar la picada, por la tarde en la pileta o para arrancar una noche de verano. Se necesita colocar en un vaso metálico tres o cuatro ramitas de menta junto a 50ml de pineral, 25ml de almíbar y la misma cantidad de jugo de lima. Revolver hasta integrar los ingredientes y llenar con hielo roto. Completar el vaso con jugo de pomelo y decorar con abundantes frutos rojos”.