¿Por qué los bares ya no usan sorbetes de plástico?

Por Imbibe Magazine

Traducción de Agustina Borre 

A medida que los esfuerzos sostenibles continúan esparciéndose por el mundo de la coctelería, los bares siguen buscando nuevas formas de reducir la generación de residuos. Con el debut del primer Summit de Sustentabilidad moderado por Chad Arnholt y Claire Sprouse de Tin Roof Drink Community, en la última edición de Tales of the Cocktail se habló de la huella de carbono, la elección de equipamiento, el uso de agua y la eliminación de sorbetes de plástico. “Los sorbetes son un claro ejemplo de desperdicio de producto”, señala Arnholt. “Llegan hasta el océano en donde son ingeridos por animales y luego pequeñas micropartículas de plástico se vuelven parte de la cadena alimenticia.”

Los sorbetes, factor común en el mundo de la hospitalidad, están hechos de polipropileno, un producto derivado del petróleo diseñado para durar para siempre. Sin embargo, Arnholt manifiesta que no son esenciales, como algunos piensan. “Los invitados no necesitan sorbetes, y la experiencia ha demostrado que si un bar no los ofrece, los clientes no lo notan”, agrega. “Existen muchas alternativas (menta, frutas) para decorar un cóctel sin involucrar plástico.”

En Sunday in Brooklyn (Brooklyn, NY), Sprouse ofrece sorbetes de papel biodegradables a los clientes que lo soliciten, ya que la mayoría de los cócteles se sirven con hielo picado. “Si bien no a todos les divierte la idea del sorbete de papel, lo hemos tomado como una oportunidad para diseñar sorbetes personalizados que además nos permiten explicar nuestro compromiso para reducir el impacto del restaurante.”

El sentimiento se está esparciendo a gran velocidad. El verano pasado, la comunidad de bartenders de Charleston lanzó el Desafío Verano sin Sorbetes (Strawless Summer Challenge) para motivar a los bares y restaurantes a eliminar el uso de sorbetes de plástico, celebridades como Adrien Grenier han aportado su granito de arena con proyectos como el Océano sin Sorbetes (Strawless Ocean) y bares como Pagan Idol (San Francisco), Rickhouse (San Francisco), Jupiter Disco (Brooklyn, NY), Pouring Ribbons (NY) y Bar Goto (NY) se han unido al movimiento. Mientras tanto, gigantes de la industria como Bacardí han lanzado iniciativas de no-sorbetes y los 25 restaurantes del Grupo de Hospitalidad de Mario Batali han decidido ofrecer únicamente sorbetes de papel a pedido de los clientes.

El bar Jimmy’s (Aspen) comenzó a utilizar papel y plástico a base de maíz hace dos años. “Estamos abiertos desde 1997, por lo que durante los 17 años antes del cambio tirábamos cerca de un millón y medio de sorbetes de plástico” declaró Jessica Lischka, gerente general de Jimmy’s. A partir del cambio, ese número ha disminuido notablemente. “Utilizábamos cerca de 100.000 sorbetes por año y hemos logrado reducir ese número a 40.000 aproximadamente al ofrecerlos sólo a pedido del cliente”, agregó. “Muchos bares además ponen dos sorbetes en cada cóctel. Nosotros nunca lo hicimos, por lo que nuestro uso inicial ya era menor que el promedio.”

En Pouring Ribbons reemplazaron los sorbetes de plástico por sorbetes de papel de Aardvark Straws, una empresa que produce sorbetes de papel que no se disuelven inmediatamente en contacto con líquidos. “Creemos que es más importante que nunca enfocarnos en la sustentabilidad ya que la contaminación plástica es un problema que no para de crecer”, señaló el gerente de negocios globales de Aardvark, David Rhodes, quien agrega que sus sorbetes -aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos- han tenido éxito en lugares como Ted’s Montana Grill y Freehold Brooklyn.

Una vez que un bar realiza el cambio, es importante que los clientes entiendan el impacto que ese cambio genera. Brooke Toscano, gerente de Pouring Ribbons, señala que “sólo en Estados Unidos se utilizan más de 500 millones de sorbetes de plástico cada día. Los sorbetes no pueden ser reciclados, por lo que se convirtieron en un problema que debemos solucionar dentro de nuestro bar sin sermonear a los clientes”. Toscano agrega que muchos clientes se muestran entusiasmados con el cambio. “Se trata de educar y promover la conversación sobre cómo modificar nuestros hábitos y qué productos sustentables pueden utilizarse detrás de la barra.”

Si bien eliminar los residuos de sorbetes plásticos es un cambio positivo, Arhnolt señala que es importante que los bares y restaurantes tengan en cuenta el panorama general. “La mayor parte del daño causado por la industria proviene de la huella de carbono, el uso de agua, la contaminación y los residuos propios de la industria, problemas en la cadena de proveedores, legislación insuficiente y prácticas internas descuidadas (en las que también hemos participado)”.