Seba Garcia: El Alquimista de la Coctelería

Por Julieta Groglio – Noviembre de 2014

Fotos de Tuti Fruti y Ariel Novak

Este referente de la coctelería nacional es mucho más que una cara bonita que lidera dos de las mejores barras de Buenos Aires. Es, el cantinero que está en boca de todos. Damas y caballeros, con ustedes: Sebastián García.

Detrás de un traje de estilo y de su moño característico se esconde un hombre sensible, reflexivo y apasionado, que vive y respira coctelería. Nacido en el Oeste de Buenos Aires, rodeado del amor de sus padres Manolo y Marta, Seba García (hoy conocido como “El Cantinero”) terminó el colegio secundario con una idea clara y precisa: estudiar gastronomía.

Y así lo hizo, se puso de lleno a cocinar y se dedico a la pastelería por un tiempo. El mundo culinario era su pasión, eso estaba claro. Sin embargo, la vida lo sorprendería y lo terminaría llevando por caminos que nunca imaginó.

De manera paralela, comenzó a interesarse por la coctelería. Empezó trabajando en boliches, eventos y fiestas, donde estaba largas horas parado detrás de una barra. Y fue ahí donde entendió algo que sería clave para su carrera: “si te organizas bien, podes dar un hermoso show”, explica Seba.

Pero fue el destino y las personas que se cruzaron en su camino quienes hicieron que Sebastián se apasionara por esta profesión: “mi primer profesor, Pablo Muñoz, me hizo enamorar de la coctelería. Una amiga con la que estudiaba gastronomía me llevó al curso de coctelería que Pablo daba en el garage de su casa. Resultó ser un profesional de la era dorada de la coctelería, parte de la selección nacional. Tenía más de 70 años y había trabajado con Santiago Pichín Policastro. Él me enseño que con dedicación y trabajo, todo se puede.”

Con el tiempo sus pasos se hicieron cada vez más grandes y firmes. Trabajó por dos años en SOS Drinks (empresa de barras para eventos), se formo con todo tipo de cursos y libros. Y cuando estuvo listo, la suerte lo miró a los ojos. Un buen día llegó a Frank’s Bar: el lugar donde demostraría su filosofía de vida, su gran creatividad en cada cóctel y por qué es único detrás de la barra.

Foto de Ariel Novak

Oculto detrás de un restaurante de sushi, se esconde Nicky Harrison: el speakeasy en donde Sebastián hace magia cada noche. Obsesivo por los detalles, autoexigente y perfeccionista al máximo, es el rockstar de las barras porteñas.

Con su estilo vintage como marca característica, ofrece un espectáculo inigualable de sabores y seducción que hipnotiza al compás del jazz de los años 20. “El Seba García vintage nació cuando descubrí que me encantaba ser un elegante detrás de la barra. Tener estilo, elegancia y personalidad son las herramientas más importantes para conquistar a los clientes. Sin ellos, no somos nada.”

Y eso es justamente lo que se ve cuando este muchacho de sonrisa constante despliega toda su armonía sobre la barra. Un cantinero simple, autentico, que no genera expectativa y que no pretende muchas cosas, solo una: sorprenderte con sus exquisitos cócteles.

Tal es la pasión y el amor que le pone a su profesión, que logró ser reconocido por los más grandes de la industria: en 2012 y 2013 fue elegido como el mejor bartender del país. “Para mí lo más importante es que ese premio es una motivación para seguir trabajando con pasión. Se siente un gran orgullo porque es ahí donde haces un parate y te das cuenta hasta donde llegaste.”

Si bien por momentos el camino pudo haber sido un tanto duro -sobre todo en sus comienzos-, este cantinero nunca dudó de sus sueños. Incluso, volvería a recorrer el mismo camino. Porque ese camino tan especial y lleno de amor, lo convirtió en el hombre que es hoy: un artista de la coctelería.

La fama poco le importa, porque sabe que es algo que viene aparejado con el reconocimiento. Él es un hombre que tiene sus objetivos bien en claros y que quiere disfrutar de su profesión con total devoción. Tampoco le importa si tiene o no enemigos: “para mí siempre son y serán un cero a la izquierda. Con muchos bartenders no me llevo porque siento que somos de distinto palo. Yo sé que mis ideales están puestos en el bien.”

Todo en Sebastián demuestra un amor innato por lo que hace. Por este mundo peculiar y encantador de amores líquidos. La gastronomía y el servicio son sus debilidades a flor de piel.

Idealista, sofisticado, alegre y apasionado. Eso es Seba García, un bartender que lucho con garras y dientes para llegar a ser lo que es hoy. Un alquimista de la coctelería: “cuando hago un cocktail, quiero mostrarte en pocos minutos quién soy, de dónde vengo, ser genuino”.

Ad

Te puede interesar

Deja un comentario